3.09.2005

Ganas de no estar

Regresa la sensación de hastío, las ganas de no estar... de irme. ¿Qué me puede apasionar? ¿Cómo puedo salir de esta semisoledad? No son suficientes ni los libros, ni la vida misma, ni alguna chavala... Me angustia darme cuenta de mi estado y no tener ganas de mover ni un dedo para cambiar mi tristeza... Me angustia que ya llevo con estos estados depresivos más de diez años... ¿cómo revierto esto? ¿Cómo, qué puedo hacer para reencontrar al Israel perdido? A aquél hiperactivo, juguetón, imaginativo, con ganas de comerse al mundo... de escuchar música, de platicar, de escuchar y ser escuchado... ¿Dónde me perdí? ¿Cómo me encuentro?... ¿Dónde me busco si mi corazón falla, si mi memoria se achica, si mis manos tiemblan... dónde me apoyo?
Annnnnnggggggggggggg anggggggggg angggg anggg angggg anggggggggggggggggg angggggggggg angggggggggggg angggggggggggggggg AN-GUS-TIA!!!!!!!!!!!!!
es esta una palabra que, en sí misma, que si se pronuncia, causa angustia. Annnnnnnguuuuuuuuuusssssssssssstiaaaaaaaa!!!!!!!!!!!!!

2 comentarios:

  1. Lo que hay que hacer es buscar la curiosidad por alguna parte...

    ResponderEliminar
  2. Caminar dormido
    La depresión es una circunstancia y nada más. Así como otros sufren de la tiroides o son albinos, algunos hemos nacido con la depresión, y día a día vamos soportándola, salvándonos por momentos de ella, pero en realidad todo el tiempo sujetos a su forma.

    Es cuestión de convivencia. Así como el señor, el matemático, que aparece en A beautiful mind, cuyas alucinaciones nunca se fueron, así como este señor aprendió a distinguir sus interminables quimeras mentales, y a no entrar en pánico, de igual manera yo ahora entiendo que la depresión (con toda su galería de pequeñas, a veces menos pequeñas, muertes emocionales), entiendo que no se va a ir a ninguna parte, y que tampoco eso es grave, es una forma de vida, y no la peor. Antes me sentía muy acomplejado por ello, pero ya no. Ya no me voy a acomplejar nunca más de lo que soy, salvo en casos de extrema necesidad.

    Lo más importante, para una persona como yo, es cuidar su energía (mucho más que el resto de las personas), asegurarse segmentos de productividad sostenida, a pesar de las tormentas, y tratar de no hacerle daño a los demás, que es lo más difícil.

    Continuar leyendo...
    http://mauriceecheverria.blogspot.com

    ResponderEliminar